PATATAS REBOZADAS CON ALMEJAS

PATATAS CON ALMEJAS 4
No hay que complicarse mucho para conseguir un buen plato con un ingrediente tan barato y tan versátil como la patata. 
Seguro que no es necesario enumerarlos. Hay tanta cantidad de propuestas: Fritas, hervidas, al horno, rebozadas, guisadas, croquetas, albóndigas… con sus muchísimas salsas y aliños.
La de hoy es una receta con un nombre que le honra: “A la importancia”. Pero aún más importantes son éstas y mucho más ligeras.  La patata es hervida y luego rebozada. 
Os aseguro que además de ahorrar calorías no se nota nada si la comparamos con la receta de toda la vida.
Tiene una salsa de almejas que si preferís puede ser con mejillones. Podríamos hacerlo más historiada pero, a mi, me parece que es lo suficientemente sabrosa así.

No descubro América, pero está bien recordar de vez en cuando estos platos tan tradicionales.

Ingredientes (4 personas):

–  4 patatas medianas
– 300 gr de almejas o mejillones
– 1 cebolleta
– 5 ó 6 dientes de ajo
– Perejil fresco muy picado
– Medio vaso de vino blanco seco ( Jerez o manzanilla…)
– 1 cucharada de harina
– 1 vaso de caldo (o de agua y pastilla de caldo disuelta)
– Sal y pimienta recién molida
– Una guindilla pequeña (opcional)
– 1 hoja de laurel
– Harina
– Huevo
– Aceite de oliva suave

Elaboración:

Ponemos las almejas en un poco de agua con sal una hora antes cambiando el agua un par de veces. Si elegimos mejillones raspamos la parte exterior con un cuchillo y los envolvemos en un paño húmedo hasta utilizarlos.
Limpiamos las patatas bajo el grifo y las pinchamos con un tenedor. Preparamos una olla con agua y sal y las ponemos a hervir hasta que estén tiernas. Apartamos del calor y las dejamos templar sin sacarlas del agua.
Una vez templadas, les quitamos la piel y las cortamos a rodajas de 1 ó 2 cm (como os guste más). Las salpimentamos, las pasamos por harina y huevo batido.  Vamos friéndolas en una cazuela con aceite de oliva y reservándolas en un plato.
En la misma cazuela (si queda mucho aceite, retirar un poco) empezamos sofriendo la cebolla y un diente de ajo muy, muy picados.  Cuando estén tiernos añadimos el laurel y la harina. Removemos e incorporamos la mitad del vino y un vaso de agua. Seguimos cociendo hasta que reduzca y obtengamos una crema suave. Probamos de sal.
Mientras picamos el resto del ajo y el perejil.
En una sartén con un poco de aceite los echamos cuando el aceite esté a temperatura media. Antes de que empiecen a dorar demasiado añadimos el resto del vino y la guindilla, sin dejar de remover incorporamos las almejas o los mejillones y los tapamos hasta que se abran.

Volcamos sobre la cazuela y seguimos cocinando 5 minutos más.

Servir calentito 🙂

PATATAS CON ALMEJAS 3

Lea la receta completa: LAS RECETAS DE MIS AMIGAS