Cookies integrales de vainilla con frutos secos y arándanos

Hola a todos!
Vaya, cuánto tiempo sin publicar, más de un mes!
Perdonadme pero nuevos mis proyectos en lo personal y en lo profesional me han tenido muy absorbida en las últimas semanas y no entro en la cocina más que de refilón y para practicar cocina de supervivencia. Poco a poco supongo que volveré a encontrar una frecuencia normal de dedicación y publicación para este blog al que tengo tan abandonado y al que echaba mucho de menos, al igual que a vosotros!
Disculpadme por ser tan descastada y no me lo tengáis en cuenta.
Hoy os traigo receta sana pero riquísima que lleva desde enero en modo borrador esperando que yo encuentre el momento de publicarla. 

Basándome en las galletas Digestive de mi amiga Bea Roque que ya publiqué en este post, la de hoy es una versión más aromática gracias a la vainilla, más crujiente por los frutos secos y con el toque entre ácido y dulzón de los arándanos secos.

Las preparé con mi querido sello “Home Made”, regalo de mi amiga Nuria a la vuelta de un viaje a Londres que hizo hace unos años, cuando aquí no podíamos conseguir ese tipo de cosas. Desde entonces he acumulado una considerable colección de artilugios de este tipo, sólo quisiera que los días y las semanas fueran más largos para pasarme el día haciendo galletas y poder usarlos todos!

Cookies integrales de vainilla con frutos secos y arándanos

Ingredientes:

125 grs de mantequilla
60 grs de azúcar moreno
2 cucharaditas de melaza clara (Golden syrup)
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 huevo tamaño L
125 grs de harina de repostería
150 grs de harina integral
35 grs de salvado de trigo
50 grs de frutos secos picados (En las de la foto utilicé granillo de cacahuetes sin sal)
60 gramos de arándanos rojos secos
1 cucharadita de polvo de hornear (AKA Royal, levadura química, levadura en polvo)


Preparación:
Precalentar el horno a 180º.
Forrar dos bandejas para galletas con papel sulfurizado.
Tamizar las harinas, el salvado y el polvo de hornear en un bol. Incorporarle los frutos secos y reservar.
Batir la mantequilla con el azúcar y el golden syrup hasta obtener una textura suave y cremosa. Incorporar la vainilla y mezclar bien.
Añadir poco a poco el huevo previamente batido, como si estuviéramos incorporando aceite a una mahonesa.
Incorporar los ingredientes secos en tres tandas, hasta obtener una masa compacta.
Por último, añadir los arándanos ligeramente enharinados amasando sólo lo necesario para que se distribuyan bien pero sin que no nos manchen demasiado la masa.
Estiraremos la masa entre dos hojas de papel sulfurizado hasta dejar la masa de 0,5 cm de espesor.
Cortar las galletas con el cortador de nuestra elección. Dejarlas enfriar en la nevera 20 minutos. 
Hornear durante 12 minutos, o hasta que las galletas adquieran un color marrón dorado.  
Dejarlas enfriar sobre rejilla, primero unos 10 minutos con la bandeja para que no se rompan, y pasado ese tiempo directamente sobre la rejilla.

Lea la receta completa: Fabsfood