POLLO FRITO AL AJILLO

   O el pollo de mi madre de toda la vida. No sé si esta receta es la del pollo al ajillo, pero así lo llamamos en casa y a pesar de ser una receta super simple, a mí es una de las que más me gusta, simplemente os aconsejo probarlo y ya me diréis si merece la pena.

   Salpimentamos un pollo en trozos, en mi caso muslos. En una cazuela, ponemos un fondo de aceite de oliva, cuando está caliente, echamos el pollo y una cebolla grande picada en juliana. Rehogamos hasta que el pollo esté sellado y ponemos una hoja de laurel y unos 5 ó 6 dientes de ajo pelados y cortados por la mitad a lo largo (un poco machacados). Seguimos friendo a fuego medio hasta que se dore el pollo y la cebolla queda casi imperceptible, entonces ponemos medio vaso de vino blanco y dejamos que reduzca durante unos 20 minutos, moviéndolo de vez en cuando.

   Tiempo: 45 min
   Dificultad: Fácil.

Lea la receta completa: UN POQUITO DE ROCIO