flan de queso

La palabra flan deriva del francés antiguo flaon, ésta a su vez, del latín medieval fladonem la cual provendría de la Castilla medieval, flado, referida a un pastel cuajado plano.
En dicha época medieval el flan tomaría en España la forma que ha llegado a nuestros días, y en Francia derivaría en cremas cuajadas sobre pastas como el hojaldre, al estilo del quiche.

Ya los romanos tomaban cremas cuajadas con huevo y leche. Al no conocer el azúcar lo endulzarían con miel y frutos secos.
Los conquistadores españoles lo llevaron al Nuevo Mundo, donde en México se conserva con adaptaciones locales, como el flan con cajeta o su famoso flan napolitano, con queso crema.
El flan de hoy es más que una crema cuajada, casi una tarta de queso por la gran cantidad de crema de queso fresco que añade en su base.

Para su elaboración necesitamos (seis flanes cuajados en ramequines tamaño standard),

– 2 huevos.
– 150 gr de queso fresco tipo Philadelphia.
– 6 cuchadas de azúcar.
– 250 ml de nata para montar.
– 150 gr de azúcar, una cucharada de zumo de limón y un poco de agua para el caramelo.

Preparar el caramelo poniendo a fuego bajo los tres ingredientes. Cuando tome color, verter sobre el fondo de los ramequines.
Batir juntos los ingredientes de la crema hasta que no queden grumos.
Verter sobre el caramelo llenando hasta los bordes.
Colocar los ramequines sobre una fuente con agua de modo que ésta llegue hasta la mitad de los recipientes.
Meter en horno precalentado a 200º unos 30 mn, la gran cantidad de materia grasa hará que cuajen relativamente rápido.
Llevar al frío unas horas antes de consumir.

Lea la receta completa: Aliter Dulcia