Broken Glass Biscotti

Hoy os traigo biscotti, uno de mis dulces italianos favoritos. Son muy fáciles de hacer y admiten miles de sabores, como éstos al cappuccino que publiqué hace dos años.
 
El nombre les viene del parecido con la “Broken Glass Jello” (Gelagina de cristales rotos) y la encontré en un librito maravilloso de Australian’s Womens Weekly, “Christmas Miniatures.” Me encantan sus publicaciones, me las compraría todas!
 
La receta de hoy, para alegría de mi amiga Paula, incluye las cantidades en gramos. Las medidas en tazas de las recetas australianas hay que tomarlas con precaución porque no son iguales que las de las americanas que normalmente sigo y así se evitan sorpresas. Da un poco de pereza pesar pero merece la pena para garantizar un buen resultado.
 
Broken Glass Biscotti
 
Ingredientes:
 
165 grs de azúcar
2 huevos
200 grs de harina
1/2 cucharadita de sal
100 grs de cerezas rojas confitadas
100 grs de cerezas verdes confitadas
100 grs de orejones
80 grs de almendras enteras peladas
 
Preparación:
 
Precalentar el horno a 180ºC y preparar una bandeja de horno con papel sulfurizado.
Batir los huevos con el azúcar hasta que el azúcar se haya disuelto completamente. A continuación añadir la harina, la sal, las frutas y las almendras. Remover lo suficiente para que la harina se absorba y pasar a la superficie de trabajo previamente enharinada. Amasar unos minutos hasta que se forme una masa suave y elástica que dividiremos en dos cilindros de 30 cm de longitud cada uno y que colocaremos separados en la bandeja de horno.
 
Hornear durante 30 minutos, retirar la bandeja y dejarla enfriar sobre una rejilla durante unos 10 minutos. Pasado ese tiempo los cortamos en rebanadas alargadas que colocaremos nuevamente en la bandeja y llevaremos al horno durante otros 30 minutos bajando la temperatura a 150ºC. Dejarlos enfriar completamente sobre una rejilla.
 
Se conservan muy bien durante un par de semanas en una lata cerrada herméticamente. Aunque como digo siempre, en mi casa nunca  llegamos a averiguar si es cierto que las cosas duran tanto.
 
Y ahora me voy a la cama, a ver qué me trae Santa Claus. De momento los chicos de Mobilefun ya me han hecho llegar mi primer regalo: Este altavoz para I phone pequeñito pero matón, que ya se ha convertido en uno de mis utensilios de cocina favoritos.  O es que vosotros no cocináis con música? Yo he aprendido que cada plato tiene su música y su ritmo apropiado. Por ejemplo, los croissants necesitan AC/DC (Esto lo aprendí de Maricruz), el Boeuf Bourguignon pide salsa (6 horas en la cocina se pasan mejor bailando) y un soufflé obviamente requiere ópera (La canto bajito para que no se me desinfle por lo que desafino)
Si pincháis en las fotos veréis todo lo que tienen en Mobilefun para los adictos al I phone, al I pad, o al mini I pad. Que esta noche viene Santa Claus pero dentro de nada llegan los Reyes y algunos aún tenemos que comprar regalos. Ays, qué estrés!
 
 
 
 
Felices Fiestas a todos. Muchos estaréis de vacaciones. Yo, para llevar la contraria, me quedo por aquí 🙂

Lea la receta completa: Fabsfood